depósitos de agua
Depósitos de agua: qué son y para qué sirven

Un depósito de agua es un contenedor cuyo principal objetivo es almacenar agua. Este mecanismo surgió para solucionar problemas de abastecimiento de agua destinada al consumo humano o animal en zonas donde el agua corriente no llegaba en condiciones óptimas para su consumo.

Los depósitos de agua pueden ser una solución perfecta para las instalaciones del hogar en los lugares donde se interrumpe a menudo el suministro de agua, o éste es escaso. Son una buena opción para aprovechar y recolectar el agua de lluvia. También pueden utilizarse en otro tipo de campos como para riego o extinción de incendios.

Los depósitos de agua pueden clasificarse de dos maneras: depósitos de agua aéreos o depósitos de agua enterrados. Éstos, a su vez, se clasifican en diversos tipos dependiendo de su forma y el uso para el que están diseñados.

Depósitos de agua aéreos

Los depósitos de agua aéreos están fabricados en polietileno de alta densidad y tienen multitud de usos. Por ejemplo, para almacenar agua en viviendas, para redes contra incendios, recogida y aprovechamiento de agua de lluvia y para uso agrícola o ganadero.

Su contenido deberá permanecer en las mejores condiciones para satisfacer todas las necesidades que hemos mencionado anteriormente. Requieren cierto mantenimiento para que el agua esté disponible siempre que sea necesaria.

Los depósitos aéreos son aquellos que se instalan en zonas exteriores y podemos distinguir los siguientes tipos:

 

  • Depósitos modulares. Este tipo de depósitos son utilizados principalmente en el ámbito doméstico. Pueden instalarse tanto en interior como en exterior, ya que su material lo hace bastante resistente. Además, dispone de un certificado sanitario.

depósito de agua modular

  • Depósito rectangular. Los depósitos rectangulares están fabricados en una sola pieza lo que garantiza estanqueidad, impermeabilidad y una perfecta conservación de su contenido. Su color verde lo hace altamente resistente a los rayos UV. También evita el paso de la luz, lo que contribuye a que no aparezcan algas o microorganismos en su interior. Este tipo de depósitos están específicamente diseñados para el contacto con alimentos, ya que disponen de un registro sanitario.

depósito de agua rectangular

  • Depósito cónico. Los depósitos cónicos reciben su nombre por su forma. Su tapa no es hermética y se utilizan principalmente para uso humano, agrícola y ganadería. Su capacidad varía principalmente entre 500 y 2000 litros.

depósito cónico

  • Depósito dosificador. Los depósitos de agua dosificadores reciben su nombre por su capacidad para dosificar el agua con productos fitosanitarios. Se utilizan principalmente en el ámbito agrícola, industrial o ganadero. Su material lo hacen altamente resistentes tanto a impactos como a productos químicos. También existen distintas capacidades dependiendo de las necesidades.

depósito dosificador

  • Depósito botellón. Como su propio nombre indica, los depósitos de botellón tienen forma de botella. Su material lo hace altamente resistente a productos químicos y se usa principalmente en el uso humano y agrícola.

depósito de agua botellón

Su funcionamiento es bastante sencillo. Solo es necesario conectar el depósito al suministro principal de agua mediante su boca de salida, o a través de  una perforación en el depósito con un pasamuros para unir con la tubería saliente. En el caso de no disponer de la presión suficiente, se deberá instalar un sistema de bombeo para garantizar que el agua llegue al depósito.

Los depósitos de agua están fabricados en polietileno de alta densidad con el fin de conservar el contenido en las mejores condiciones. Su interior tendrá una superficie lisa con el objetivo de evitar que se formen hongos y algas.

Depósitos de agua enterrados

Los depósitos de agua enterrados, como su nombre indica, son aquellos que están diseñados para ser colocados bajo tierra. Por tanto, están fabricados con materiales altamente resistentes a presiones subterráneas , principalmente debido a sus corrugas,  garantizando su estanqueidad. Están formados por dos bocas para facilitar su instalación y mantenimiento.

Recomendaciones a la hora de hacer la instalación de este tipo depósitos:

  • Su instalación deberá hacerse a poca profundidad.
  • Deben colocarse cerca del lugar donde vaya a utilizarse el agua.
  • Deben ubicarse en un lugar que facilite su mantenimiento.
  • No deben colocarse en un punto donde exista una gran carga sobre el depósito.
  • Es importante que el depósito esté colocado horizontalmente sobre una superficie estable.

¿Qué depósito de agua se adapta mejor a tus necesidades? ¡Si tienes cualquier tipo de duda ponte en contacto con Mundoriego y estaremos encantados de ayudarte!

mundoriego logo