GOTEROS

Para instalar un sistema de riego por goteo es necesario asesorarse sobre qué tipo de goteros queremos usar para obtener los mejores resultados.
Una gran instalación agrícola, como en un pequeño huerto urbano, necesitan un tipo de gotero específico para cada ocasión, dependiendo de muchos factores.
Es necesario conocer la distancia adecuada, el caudal, el tipo de terreno para su instalación, y por supuesto, que estén libres de obturaciones debido a una presión de agua adecuada y un buen filtrado previo.
Para ello, contamos principalmente con dos modelos: el gotero turbulento y el gotero autocompensante.
El gotero turbulento está orientado a instalaciones de riego en parcelas donde la pendiente es nula o muy poco significativa.
El gotero autocompensante está destinado a no depender de la pendiente de la parcela o cualquier diferencia de cota que pueda haber en nuestro terreno de cultivo, ya que sus sistema de compensación consigue obtener el mismos caudal en diferentes cotas de la instalación.
Se puede optar por seleccionar un gotero que además de ser autocompensante sea antidrenante.
Estos goteros se cierran automáticamente al bajar la presión en el sistema de riego, de manera que no ocurre la descarga de la tubería.
Además puede llegar a alcanzar mayores tiradas de tubería.
Esto produce ventajas tales como evitar la entrada de aire al sistema o que la bomba de riego no necesite cargar el sistema para empezar a funcionar.
Además de poder usarse en grandes tiradas de tubería para riego por goteo, también es ideal para nuestro pequeño huerto urbano.

Mostrando 1–12 de 37 resultados