invernadero
Invernaderos: qué son y para qué tipo de cultivos se utilizan

Un invernadero es una estructura cerrada, cubierta por materiales transparentes. Su estructura está formada por una cubierta exterior translúcida, normalmente de plástico o cristal, que permite el paso de los rayos de sol a su interior. En él es posible crear, de forma artificial, las condiciones ideales para el correcto desarrollo de nuestro cultivo.
Además, en un invernadero es posible controlar diversos factores como la temperatura, la humedad y otros factores importantes que influyen directamente en el crecimiento de las plantas y sus frutos.

Qué características debe tener un invernadero


Existen una gran diversidad de tipos de invernaderos (túnel, capilla, asimétrico, etc.). Cada uno de estos tipos de invernaderos tiene una forma diferente pero su funcionamiento es muy parecido entre sí. Sin embargo, es imprescindible conocer los pros y contras de cada tipo de estructura y sus características para conocer si pueden solucionar nuestras necesidades.


Los invernaderos deben cumplir una serie de requisitos indispensables para desarrollar su función adecuadamente.


Luz: La luz solar es uno de los requisitos más importantes para que cualquier tipo de planta crezca. Por eso, también se convierte en un requisito fundamental a tener en cuenta a la hora de elegir el lugar del invernadero. Este debe tener un mínimo de 6 horas de luz al día.


Temperatura: La radiación solar atraviesa la estructura translúcida y esto provoca un calentamiento en el interior del invernadero. Estos rayos solares emiten radiación infrarroja con una longitud de onda mayor que la del sol, que quedan en el interior y provocan un calentamiento.


Humedad: La mayoría de plantas o cultivos necesitan una humedad constante. Es importante controlar el porcentaje de humedad, ya que si ésta es demasiado elevada podrían aparecer plagas que perjudiquen la plantación.


Ventilación: El invernadero debe tener la ventilación necesaria para que los cultivos crezcan adecuadamente y la temperatura no sea excesivamente alta. Si es necesario, debemos recurrir a la instalación de ventiladores en su interior. Al igual sucede en el caso contrario, cuando las temperaturas son excesivamente bajas podemos recurrir a la instalación de bombas de calor para conseguir alcanzar la temperatura correcta.

Ventajas del cultivo en invernadero

Intensificación de la producción: En los invernaderos es posible crear y controlar las condiciones climatológicas perfectas para conseguir el desarrollo de las plantas o cultivos. Su aislamiento con el exterior lo protege de condiciones meteorológicas adversas o plagas que podrían poner en peligro su crecimiento.


Menor riesgo: El protección que proporciona un invernadero minimiza el daño que puedan causar los fenómenos meteorológicos adversos causados por el cambio climático. En campo abierto, hay ciertos fenómenos como granizo o lluvias muy intensas pueden provocar grandes pérdidas. Por eso, el rendimiento de un invernadero es superior a aquellas plantaciones que están en campo abierto.

Posibilidad de cultivar todo el año: El hecho de que los cultivos estén completamente aislados del exterior, permite cultivar en cualquier época del año, independientemente de la estación o las condiciones meteorológicas. No importa si el invierno es excesivamente frío o excesivamente caluroso, porque se pueden instalar sistemas de calefacción o ventilación, como hemos mencionado anteriormente.

Cultivo de productos fuera de temporada: Una ventaja de poder cultivar cualquier época del año es que también podemos cultivar cualquier tipo de cultivo. Esto se debe a que podemos crear las condiciones climatológicas más adecuadas para que se desarrolle adecuadamente.

Productos de gran calidad: Las plantas o cultivos están aisladas del exterior y, por tanto, tampoco están sometidas al desgaste que provocan algunas condiciones meteorológicas como el sol, la lluvia o el viento. Como consecuencia, el producto llega en mejores condiciones al consumidor, lo que significa un mayor beneficio.

Investigación: Los invernaderos hacen posible el estudio y control de los cultivos, así como de las condiciones idóneas para su desarrollo óptimo.

Sistemas de riego en invernadero


El riego es, sin duda, uno de los factores más importantes para que cualquier tipo de cultivo crezca correctamente. Las plantas absorben, a través del suelo, el agua y todos los nutrientes que necesitan. Los cultivos dentro de un invernadero no reciben el agua de forma natural, a través de la lluvia. Por eso, es imprescindible conocer las necesidades de nuestro tipo de cultivo para elegir el sistema de riego ideal.


¡En Mundoriego te contamos todo lo que necesitas saber sobre invernaderos!

Recuerda que en Mundoriego estamos a tu disposición. Encuentra en nuestra web todo lo necesario para el riego en invernaderos. ¡Pásate a conocernos en www.mundoriego.es!

mundoriego logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Abrir chat
👋🏼 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋🏼
¿En qué podemos ayudarte?