agua piscina
Pasos para mantener el agua de la piscina cristalina


Disfrutar en verano de nuestra propia piscina es un auténtico lujo. Pero para ello, no solo es importante que el agua parezca limpia, sino que lo esté. Para mantener el agua de nuestra piscina limpia entran en juego muchos factores como el pH, la desinfección del agua, la prevención de algas… etc. Nuestro principal objetivo deberá ser conseguir el equilibrio perfecto entre todos estos factores con el fin de conseguir un resultado óptimo.

En ocasiones, el agua de nuestra piscina puede volverse con un tono turbio debido a diversos factores como la aparición de algas, nivel de pH inadecuado, o filtración escasa.

En Mundoriego te damos todas las claves necesarias para conseguir que el agua de tu piscina esté perfecta durante todo el verano.

Qué debo tener en cuenta para mantener el agua limpia

  • Ajuste del pH: El primer paso para conseguir que el agua esté en condiciones óptimas es regular el pH. El valor correcto debe situarse entre 7,2 y 7,6 aproximadamente. Si el pH es demasiado elevado, al bañarnos podríamos sufrir irritaciones en los ojos o en la piel. Si el pH está por debajo de los valores recomendados, existirá riesgo de corrosión, y también podríamos sufrir los mismos síntomas que en el caso contrario. Para mantener equilibrado el pH, deberemos utilizar un regulador (incrementador, minorador o neutralizador de cloro).

  • Desinfección del agua: El agua de nuestra piscina puede convertirse en una fuente de microorganismos. Para ello, deberemos mantener el agua con un nivel de desinfección adecuado. Si mantenemos el agua con un nivel correcto de desinfección, también evitaremos la aparición de algas y un aspecto turbio. Utilizando un desinfectante adecuado conseguiremos eliminar todo tipo de microorganismos susceptibles de aparecer en nuestra piscina. Además, es importante utilizar productos de calidad que eviten o eliminen la aparición de algas, como los algicidas o antialgas. Su misión principal es la de evitar o eliminar la aparición de algas en nuestra piscina. Para más información, puedes consultar el post Cómo mantener tu piscina limpia en verano con todos los productos y trucos necesarios.
    Además del uso de productos químicos, que nos ayudarán a conseguir que el agua de nuestra piscina permanezca cristalina, hay algunos elementos externos que también desempeñarán una función muy importante en la limpieza:

  • Bomba de piscina: La bomba de la piscina es uno de los elementos más importantes para la depuración del agua de cualquier piscina. Su función principal es la de dirigir todo el agua de la piscina hasta el filtro. Éste deberá retener todas las partículas en suspensión, y una vez depurada el agua, será devuelta de nuevo a la piscina.
    La bomba de la piscina que escojamos deberá ser capaz de mover todo el agua que contenga para una limpieza perfecta. Elegir la bomba correcta dependerá del tamaño de la piscina, material de ésta, y cantidad de agua que contiene. En función de esto, deberemos escoger la más adecuada teniendo en cuenta la potencia, el caudal o el diámetro del filtro.

  • Robot Limpiafondos: La función principal de un robot limpiafondos es la de mantener limpio el fondo y las paredes de la piscina. Éste se desplazará por toda la superficie y se encarga de recoger hojas, polvo y todo tipo de impurezas que se depositan en el fondo y paredes de la piscina. Mediante la aspiración, estas partículas, son conducidas por el conducto del robot hasta el filtro de la bomba de la piscina. Todo aquel que tenga una piscina, sabe lo complicado que es mantener en perfecto estado el agua durante todo el verano. ¡Sigue nuestros consejos!