riego automatico
Cómo automatizar el riego en jardines

El éxito de un jardín está condicionado por distintos factores: sustrato, climatología, tipo de cultivo… pero quizás el elemento que más puede marcar el correcto desarrollo de nuestro jardín es el riego.

Aportar a cada planta la cantidad justa de agua en el momento adecuado no es una tarea sencilla. Tantos cambios repentinos en el clima (tormentas o sequías) como la disponibilidad del regante para realizar las tareas del riego pueden conllevar desajustes en el riego del jardín que pueden suponer daños irreparables en el mismo. Para asegurarnos de que nuestro jardín recibe siempre el agua que necesita y de que podemos regarlo aun cuando no estamos en él, deberemos recurrir a la instalación de un sistema de riego automático.

¿Qué es un sistema de riego automático para jardines?

Un sistema de riego automático consiste en una serie de materiales que, gracias a distintos elementos (tuberías, aspersores, difusores, programador, electroválvulas, etc.), son capaces de transportar una cantidad de agua concreta para el riego de un cultivo en ciertos momentos elegidos previamente.

¿Cuáles son las ventajas de un sistema de riego automático?

  • El jardín puede regarse sin necesidad de estar presente en él.
  • Facilita el ahorro de agua, aportando la cantidad justa en los momentos en los que va a ser mejor aprovechada.
  • Una vez instalado, la mano de obra necesaria para mantener y regar el jardín es mínima.
  • El agua se distribuye de forma regular gracias a los aspersores y los difusores.
  • Puede funcionar con distintos tipos de riego: aspersión, microaspersión, goteo, etc…

Elementos de un sistema de riego automático

Programador

El programador es el “cerebro” del sistema de riego. Este componente es el que se encarga de fijar los momentos en los que debe activarse el riego y durante cuánto tiempo estará activo. Los programadores permiten planear el riego con días de antelación y, en caso de haber imprevistos, podemos realizar cambios de forma rápida. 

Existen programadores con distintas funcionalidades, haciéndolos más o menos completos, sectorizándolos principalmente mediante su fuente de energía. De esta forma podemos encontrar programadores que funcionan con pilas y programadores que utilizan la corriente eléctrica. Los programadores a pilas suelen instalarse en zonas de riego pequeñas o en lugares en los que es imposible acceder a la red eléctrica. Por su parte, los programadores que funcionan mediante el uso de la corriente requieren de una toma cercana para poder trabajar. 

Es recomendable que se adquiera un programador con una capacidad algo mayor que la estrictamente requerida por la zona de riego. Es decir: si el cultivo se divide en dos sectores, es mejor comprar uno de 3 o 4 estaciones por si más adelante necesitara una ampliación.

Electroválvula

Una electroválvula es el elemento encargado de provocar el movimiento del flujo. Sin ella, el agua no podría recorrer el camino desde el origen hasta el cultivo. Las electroválvulas funcionan siguiendo las órdenes del programador. Cuando éste lo indica, abren o cierran el paso del agua.

Normalmente se sitúan en las arquetas de riego o en cajas de plástico en las que pueda colocarse una o más electroválvulas. 

Las electroválvulas funcionan gracias a un elemento llamado solenoide. Éste es el encargado de transformar los impulsos eléctricos que llegan a la electroválvula en impulsos hidráulicos.

Tuberías

Las tuberías son las encargadas de conducir el agua hasta los emisores de riego. Suelen estar fabricadas en polietileno, un material resistente, barato y ligero. Aunque son rígidas, cuentan con la maleabilidad suficiente para curvarse de ser necesario.

Existen de distintos tipos según su presión nominal (PN). Lo más común para instalaciones de sistemas de riego con aspersores o goteros es utilizar tuberías de 4 atmósferas PN4 o de 6 atmósferas PN6, en función del tipo de emisor que se utilice.

Emisores de riego

Los emisores de riego son los encargados de hacer llegar el agua desde las tuberías hasta el cultivo. Dependiendo del tipo de cultivo y de su tamaño podremos elegir entre distintos tipos de emisor de riego: aspersoresmicroaspersores, o goteros, entre otros.

Mientras que los aspersores, microaspersores o nebulizadores aportan un riego generalizado mediante el efecto lluvia que producen, los goteros riegan los cultivos de forma localizada, gracias a un goteo continuo. Si bien elementos como el programador, la electroválvula y las tuberías son esenciales en todo sistema de automatización de riego, el tipo de emisor que elijamos podría variar según nuestras preferencias. Dependiendo de las características de nuestro cultivo y nuestras necesidades y gustos, nos decantaremos por una u otra opción de las disponibles entre los emisores de riego del mercado. 

En Mundoriego contamos con todos los elementos necesarios para automatizar el riego de su jardín de forma sencilla y efectiva. Si tiene alguna duda sobre la automatización o sobre alguno de los componentes de la misma, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarle y resolver cualquiera de sus dudas, y recuerde que somos experto en válvulas de bola, válvulas de mariposa, válvulas de compuerta y en tiendas online de riego por goteo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Abrir chat