Filtros de Riego Automáticos

filtros automáticos
filtros automáticos

Los filtros de riego automáticos son una solución eficiente para garantizar el correcto funcionamiento de un sistema de riego y prolongar la vida útil de los equipos de riego.

Estos filtros se encargan de eliminar las partículas y sedimentos del agua antes de que lleguen a los emisores de riego, lo que ayuda a prevenir obstrucciones y a reducir el desgaste de las piezas del sistema de riego.

Los filtros de riego automáticos pueden ser de diferentes tipos en función de su elemento filtrante: malla, anillas o arena. El funcionamiento de estos filtros se basa en la retención de las partículas en un medio filtrante que debe ser limpiado periódicamente para garantizar su correcto funcionamiento. Los filtros de malla utilizan una malla de acero inoxidable. Los filtros de anillas, por otro lado, utilizan una serie de anillas con ranuras y los filtros de arena utilizan un medio filtrante de arena. Todos estos sistemas tienen el fin de retener las partículas.

Los filtros de riego automáticos tienen una serie de ventajas en comparación con los filtros manuales. En primer lugar, los filtros automáticos no requieren intervención manual para su limpieza, ya que se limpian automáticamente de forma periódica o según se requiera, lo que reduce el tiempo y los costos de mantenimiento. Además, los filtros automáticos son más precisos que los filtros manuales, ya que aseguran un nivel constante de filtración y eliminan las partículas en tiempo real, lo que ayuda a prevenir obstrucciones en los emisores de riego.

FILTROS DE MALLA AUTOMÁTICOS

Los filtros de malla son una de las opciones más comunes para filtrar el agua de riego. Este tipo de filtro utiliza una malla de acero inoxidable para retener las partículas de mayor tamaño y evitar que lleguen a los emisores de riego.

Cuando la pérdida de carga en el tamiz alcanza un valor preestablecido, el filtro procede a autolimpiarse, proceso que dura pocos segundos y sin interrumpir el flujo de aguas abajo.

Son estructuras modulares disponibles en distintos tamaños, siendo posible la instalación individual o en baterías según lo indique la necesidad específica del cliente.

El agua sucia ingresa al filtro y a la cámara de prefiltrado y de ahí al tamiz de filtrado. De allí, el agua limpia pasa a la salida. En su paso por el tamiz, las impurezas crean en la cara interior del tamiz una torta de filtrado. Esto produce un diferencial de presión ascendente, que finalmente dispara el proceso de autolimpieza al llegar al valor predeterminado en el controlador de lavado.

Los filtros dan comienzo al proceso de autolimpieza cuando el diferencial de presión en el tamiz alcanza un cierto nivel predeterminado. El controlador de lavado abre la válvula de escape produciendo un fuerte retrolavado focalizado hacia el exterior del filtro. Este retrolavado focalizado, realizado frente a las boquillas, produce un efecto de succión que retiran de la superficie del tamiz la torta de filtrado acumulada.

 

El agua de retrolavado fluye luego a través del escáner a un rotor hidráulico y de ahí a la válvula de escape, haciendo que gire el escáner de succión. La caída de presión producida en la cámara del rotor y el drenado del pistón, empuja al escáner-aspirador en un movimiento axial. La combinación de movimientos giratorio y axial, garantiza que las boquillas succionadoras cubran toda la superficie del filtro.

 

FILTROS DE ANILLAS AUTOMÁTICOS

Este tipo de filtro utiliza una serie de anillas con ranuras para retener las partículas y evitar que obstruyan los emisores de riego.

 

 

Los filtros de anillas son eficaces en la retención de partículas finas, como el lodo y el polvo, y se caracterizan por tener una alta capacidad de filtración y una alta capacidad de resistencia mecánica ante las diferencias de presiones que se generan entre la entrada y la salida del filtro.

Se ejecuta el proceso de contralavado en una estación, mientras que en el resto del equipo continua la fase de filtración, abasteciendo a la instalación.

El agua, al entrar en el filtro, se encuentra con la hélice, originando un movimiento helicoidal centrífugo que aleja las partículas de los discos. A través de los discos se realiza el proceso de la filtración en profundidad.

El agua filtrada se introduce en sentido contrario a través de la estructura del elemento filtrante, descomprimiendo los discos y produciendo el contralavado. Los sólidos son expulsados desde los discos y evacuados a través del colector de drenaje.

El proceso de filtración vuelve a comenzar con la compresión de los discos. El contralavado es controlado por una unidad de control.

 

 

FILTROS DE ARENA AUTOMÁTICOS

La tercera opción son los filtros de arena, que utilizan un medio filtrante de arena para retener las partículas y sedimentos.

El agua penetra en el filtro por la parte superior. La filtración es producida por la retención de partículas de suciedad mediante el efecto de la adherencia de esta a lo largo del lecho de arena y en todo su recorrido, pasando finalmente por unos difusores situados en la parte inferior que evitan la evacuación de las arenas.

La autolimpieza se efectúa por pérdida de carga, producida por el incremento de la suciedad retenida en el filtro. La limpieza se realiza por inversión del flujo de agua, de abajo a arriba con agua ya filtrada.

El agua con la suciedad que se acumula al realizar el contralavado sale a través de la válvula de drenaje al exterior.

Los filtros de arena requieren una mayor cantidad de espacio y son más costosos que los filtros de malla o de anillas, pero son ideales para el tratamiento de grandes volúmenes de agua y para la eliminación de partículas de un menor tamaño.

 

 

¿Qué debo tener en cuenta para elegir mi filtro automático?

Es importante tener en cuenta que la elección del tipo de filtro dependerá de las características del agua para el riego. En líneas generales, los filtros de malla son adecuados para aguas con baja carga de sedimentos, mientras que los filtros de anillas y de arena son más adecuados para aguas con una mayor carga. Es aconsejable un asesoramiento técnico previo para una elección adecuada de su sistema de filtrado automático.

En Mundoriego puedes encontrar tanto filtros manuales como filtros automáticos para tu instalación de riego.

No dudes en contactar con nosotros para resolver todas tus dudas sin ningún tipo de compromiso!

Autor de la entrada

Sergio

Sergio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.